Relatos eroticos de viaje: Lo necesario para unas vacaciones eróticas y desnudos

¿Unas vacaciones muy eróticas? Este es uno de esos relatos eroticos de viaje: Lo necesario para unas vacaciones eróticas y desnudos. 

¿Que llevarías al Caribe para tener con tu pareja unas vacaciones de lo más eróticas? Nos lo cuenta esta pareja en uno de sus relatos más eróticos… 

Alquilamos una hermosa villa pequeña en el Caribe para el cumpleaños de nuestro amigo más cercano. Seriamos solo nosotros cuatro, dos parejas, para una merecida escapada tropical.

Le dije al gerente que nos gusta estar desnudos en vacaciones. Si bien seríamos las únicas personas en la villa, esta venía con un chef y un conserje. No somos muy quisquillosos con el mantenimiento, así que supuse que no sería mucho, pero pensé que sería mejor mencionarlo. De los juguetes eróticos, que ya sabía yo que nos harían falta, los encargamos en la tienda erótica Pinkcabaret.

Relatos eroticos de viaje: Lo necesario para unas vacaciones eróticas y desnudos
Relatos eroticos de viaje: Lo necesario para unas vacaciones eróticas y desnudos

Cuando reservé, el gerente dijo que estaba bien estar desnudo en la playa y alrededor de la piscina, pero que por favor permaneciéramos vestidos en la casa. Parecía lógico. Cada uno de nosotros había hecho planes como este antes, pero nunca juntos. Sabíamos exactamente lo que queríamos: algo elegante, artístico, pero algunas fotos que serían de desnudos y semidesnudos.

Sabíamos de una agencia de fotografía en la zona que estaba haciendo exactamente lo que buscábamos, así que empezamos a montarla. Un paso en el proceso fue que la agencia de fotografía se pusiera en contacto con el administrador de la propiedad para organizar el acceso a la propiedad. Encargamos de todo, incluído unos succionadores de clítoris en https://pinkcabaret.es/succionadores-clitoris/.  Y bueno, cuando el administrador de la propiedad descubrió que queríamos hacer una sesión de fotos eróticas, se enfadó un poco.

Pero también nos sentimos muy cómodos con nuestra sexualidad y desnudez.

Y eso, nuestra comodidad con la sexualidad y la desnudez a veces me hace olvidar que nos hace un poco anormales. Cuando le conté a mi esposa sobre la reacción del gerente del resort, ella dijo: «Sí, pude apreciarlo». Mi esposa me explicó que debido a que muchos de nuestros amigos son sexualmente progresistas, a veces olvidamos que muchos, muchos otros no lo son.

Screenshot 842

Había asumido que mientras hiciéramos nuestra sesión de fotos lejos del personal, ese era asunto nuestro. Sin daño, sin culpa. A nadie debe importarle si montabamos una fiesta sexual con los juguetes eróticos de Dildos Pinkcabaret | Las Mejores Ofertas Online.

La primera noche, en las copas de la fiesta que habíamos montado, el mesero pareció hacerlo a propósito y tardó como cinco minutos en preguntarme que quería. La verdad es que solo estaba sirviendo el pub, quizás aún era temprano y habría una veintena de personas en el lugar, mientras esperaba miraba a la mesa a cada momento y veía como dos de los muchachos salían afuera y solo quedaba uno con mi esposa. Entonces ella se alejó, me miró y me guiñó un ojo, mi sorpresa fue enorme. Pasé unos minutos más charlando en la barra hasta que uno de los chicos que habíamos conocido esa tarde en la playa se levantó de la mesa para irse y le dio a mi esposa unos besos en las mejillas y una especie de caricia en un brazo. No voy a mentir y decir que se me cruzó la fantasía por la cabeza, así que me puse un poco nervioso y casi tiré los vasos cuando me acerqué a la mesa.

Screenshot 3545

Al cabo de unos minutos se levantó y le acarició por encima de la falda. Y hay braguitas que apenas contienen lo que hay tras ellas. Mi mujer tiene un clítoris que hay que abrir la boca lo suficiente para que te quepa en tu boca. Ella, sin cambiar de posición, se quitó disimuladamente parte de su tanga y estoy seguro que este chico nunca había visto algo así en su vida, no sabía que estaba recién depilado. Algo le dijo ella al oído, y adiviné que lo invitaba a la habitación. 

Screenshot 2096

Unos pocos minutos y ya estábamos allí. Lo mire y pude ver lo sorprendido que estaba. Ya acostada se colocó encima y comenzó a montarse a horcajadas sobre él, rápidamente lograron un movimiento perfecto que metió y sacó la polla casi por completo, con el correspondiente placer que le producía a ella especialmente, al cabo de unos minutos habían cambiado de posición. Más tarde se dio la vuelta para que su cara quedara frente a la mía y su culo frente a su cara. Esa es una de mis posiciones favoritas, porque mientras follamos, puedo ver la parte de su culo abriéndose y cerrándose además de disfrutar su pedazo de coñito en acción viendo como hace desaparecer mi polla… Pero ahora es otra persona la que disfruta este momento, algo que yo vi por el espejo y comprobé que estaba mirando y disfrutando de lo mismo que yo suelo hacer.

Esto fue la primera noche…

La segunda, noche, en las dos mesas más cercanas había dos parejas blancas con un hombre negro sentado con ellas. Había otras dos mesas con un solo hombre blanco; algunas otras mesas con mujeres blancas sentadas con hombres negros, y luego había una gran multitud alrededor de tres mesas juntas.

La multitud estaba formada por seis mujeres blancas con seis hombres negros.
Justo cuando terminé de hablar, una mujer blanca y un hombre negro salieron de los apartamentos, de la mano.

Pasaron junto a ellos cuando se sentaron en una de las mesas donde se sentaba el único hombre blanco. El hombre tenía una sonrisa en su rostro mientras se levantaba y besaba a la mujer.

Relatos eroticos de viaje: Lo necesario para unas vacaciones eróticas y desnudos
Relatos eroticos de viaje: Lo necesario para unas vacaciones eróticas y desnudos

Fue entonces cuando Sarah me dijo «Pero te gusta fantasear conmigo y con otro hombre, ¿no?» bromeó suavemente. Las tres personas en esta mesa se levantaron y caminaron hacia nosotros; la mujer blanca y el hombre negro se dan la mano.

El hombre negro me habla mientras camina y dice: «Me lo voy a pasar muy bien, amigo». «Un hombre así siempre tendrá una erección cuando su esposa o novia está con otro hombre». «¿Has engañado a muchos hombres, Jorge?» preguntó Sarah. No entendí cómo sabía ya su nombre…

Unos minutos más tarde y con nuestras bebidas terminadas, los tres nos dirigimos al apartamento. Hice un gesto para agarrar la mano izquierda de Sarah mientras se alejaban; No sé por qué pero… quería caminar detrás de ellos. Sin embargo, Jorge disminuyó la velocidad y Sarah se encontró caminando con dos hombres.

Me moví torpemente en mi asiento mientras Jorge retrocedía para recibir un beso de Sarah. Me sorprendió verla besar a otro hombre; no solo un beso sino un beso largo y apasionado. Sarah no era baja, pero era más que Jorge, y tuvo que levantar los brazos y poner las manos alrededor de su cuello para acercarlo a él. El beso duró unos minutos, luego Sarah se separó y volvió al sofá.

Miré hacia abajo.

Cuando llegué a la habitación su polla todavía estaba medio dura, descansando cómodamente entre sus muslos. El morbo de verla besar a otro hombre ya estaba por las nubes y podía sentir temor; espasmos sensuales que tensaron mi polla y supe que una vez que eso sucediera, follarían; No tenía ninguna duda al respecto.

Me resultó imposible evitar mirar hacia arriba; y ver a mi esposa sosteniendo la enorme polla de otro hombre en su mano. Su mano blanca parecía tan pequeña contra la enorme y gruesa polla negra; tan pequeña. Apenas podía empacarlo. Miré mi ingle. Mi pene erecto tenía las bragas de Sarah colgando y absorbía mi esperma, me había corrido sin tocarme.

Screenshot 2098

Quería masturbarme, necesitaba desesperadamente alivio pero no podía hacer nada más que escuchar. Escuche los sonidos de la cama que cruje; el sonido del cabecero golpeando la pared; los sonidos del sexo; del uso de los juguetes, los sonidos de mi esposa teniendo sexo con otro hombre.

Previous Story

edición 2022 de HUMP!, el festival porno más dulce de Estados Unidos

Next Story

Fefe Dobson se inspiró en figuras como Judy Garland, Joan Jett y Mariah Carey...

Latest from PRODUCTOS DE SEXUALIDAD