HISTORIAS HOT: Perla y su noche de bodas especial

HISTORIAS HOT: Perla y su noche de bodas especial

HISTORIAS-HOT-Perla-y-su-noche-de-bodas-especial5 HISTORIAS HOT: Perla y su noche de bodas especialHISTORIAS HOT: Perla y su noche de bodas especial

Este es el Relato de Perla, su marido y un invitado negro el día de su boda.

Lo que ocurrió el día de la boda no se puede adivinar de las fotos de aquél día. Pero es lo más morboso que a mi marido y a mi nos ha ocurrido hasta el día de hoy. Y mira que tenemos aventurillas sexuales que contar. Fue en Barcelona, hace ya unos años. El día de mi boda me sentía tan bella, sexy y hermosa, que estaba que lo tiraba. Pero no era la única que había dado cuenta de ello. Aquél invitado, moreno, negro, amigo de mi marido, no paró de mirarme en toda la noche, hasta que consiguió el premio.

Lo mejor de todo es que fue mi propio marido quien me animó a hacerlo. Y pareció disfrutarlo tanto como yo. Aquella experiencia sexual marcó nuestra sexualidad para siempre y desde entonces solemos ser asiduos, los dos, de locales y servicios de escorts en Barcelona como Perla Negra BCN.

HISTORIAS-HOT-Perla-y-su-noche-de-bodas-especial4 HISTORIAS HOT: Perla y su noche de bodas especialHISTORIAS HOT: Mensajes en las miradas

Tras una noche larga de miradas que contenían mensajes de mucho vicio, llegó el momento de los bailes y allí ya empecé a coquetear con el. Aunque no hacía falta. Sabía perfectamente lo que él quería. Y lo que deseaba yo. Solo faltaba que llegara mi recién estrenado marido y se apuntara, para que la noche de bodas terminara como el rosario de la aurora, pero bien. ¡Genial!

Ya con unos tragos y unos cuantos bailes le di al chico “de color” el número de nuestra habitación. Y solo faltaría que subiera un poco después de que lo hiciéramos nosotros. Con discreción. Mi marido llegó el primero. Para no perderse ni un detalle de tan morboso encuentro. Tuve que decirle al moreno que mi marido solo miraría. tal era su excitación (la de mi esposo) que creo que por un momento el chico pensó que también querría algo con el. Y era obvio que no le gustaba la posibilidad.

HISTORIAS-HOT-Perla-y-su-noche-de-bodas-especial3 HISTORIAS HOT: Perla y su noche de bodas especialHISTORIAS HOT: Un minivestido y sin bragas

Cuando llegó a la habitación yo ya me había cambiado. Lucía un minivestido y debajo no llevaba absolutamente nada. Ni bragas, ni otra cosa. Poco duró. Le dije “si adivinas si llevo bragas o no te dejo quitarme el vestido”. Y fue entonces cuando me agarró fuerte del minitrapo tirando de él hacia arriba no antes de decirme “claro que no llevas bragas, guarra”.

Aquello me dejó como en las nubes. Flotaba y solo sentía mi sexo deseando ser penetrado. Aquél tórax fuerte y duro iba a ser mío. Mi marido se acercó también y comenzó a besarme. En un momento estábamos los tres completamente desnudos. La sucesión de caricias, manos entrando y saliendo de los distintos agujeros, y jadeos, no parecían tener fin.

HISTORIAS-HOT-Perla-y-su-noche-de-bodas-especial2 HISTORIAS HOT: Perla y su noche de bodas especialHISTORIAS HOT: ¿Y si no paro de decir tontadas?

Mis manos fueron bajando instintivamente hasta su pene, duro, muy duro. Era enorme. No se por que en aquel momento besé apasionadamente a mi marido. Quizás en agradecimiento por ser tan comprensivo. Pero estaba deseando ser penetrada con fuerza por el dueño de aquél aparato. Unas cuantas caricias más no sobraban. Un beso más a mi marido y en un momento dado este me giró hacia su amigo, enseñándome completamente desnuda, mojada, excitadísima e indefensa. ¿Que me vas a hacer? dije, como una tonta. Aún a sabiendas de lo que me esperaba.

Aún tuve tiempo de decir una tontada más a mi marido ¿Cariño, estás seguro de lo que vamos a hacer? Mira, que si no quieres no seguimos…

¡Si me llega a decir que no hoy estoy en la cárcel!

Y por si fuera poco, el chico moreno va y me dice -ya no hay vuelta atrás, ahora vas a probar lo mío, date la vuelta-. Me tiró en la cama cabeza abajo, me abrió las piernas un poco bruscamente y me penetró con cierta violencia.

HISTORIAS-HOT-Perla-y-su-noche-de-bodas-especial HISTORIAS HOT: Perla y su noche de bodas especialHISTORIAS HOT: El resto fue un contínuo de posturas, jadeos, intercambio de cuerpos…

La tuve dentro, en mi mano, y en mi boca. Una de las veces me miré al espejo y no me reconocí. Más parecía una pantalla plana que un espejo. Todos nos vinimos varias veces. Hasta lo hicimos en la ducha, en la alfombra, y de pie.

Tras un montón de horas de sexo bestial, una camarera llamó a la puerta. Pensé que se apuntaría a la fiesta, pues desde la puerta tuvo que verlo todo. Mi marido no se cortó de abrir la puerta en bolas. Pero ella pareció entender que debía regresar más tarde. Me hubiera dado igual. También se habría llevado su merecido. Lo mismo que yo, aquella noche de mi boda.

LOS AMIGOS DE MIS AMIGOS, SON MIS AMIGOS

LOS AMIGOS DE MIS AMIGOS, SON MIS AMIGOS

LOS-AMIGOS-DE-MIS-AMIGOS-SON-MIS-AMIGOS9 LOS AMIGOS DE MIS AMIGOS, SON MIS AMIGOSLOS AMIGOS DE MIS AMIGOS, SON MIS AMIGOS

Os voy a contar una historia que me contó, a su vez, el otro día una Scort amiga mía. Para ser más exactos nos lo contó a modo de relato a un amigo y a mi, así es que éramos tres, mejor dicho dos escuchando y una narrando. Me lío un poco, pero debéis entender que es sábado, mientras escribo me acompañan unos amigos, de fondo tenemos musiquilla de Bob Marley, y tal y tal…

Ella se quejaba de que aquél chico no parecía parar de pensar mientras hacía las maletas. Ella inmediatamente pensó que él pasaba considerablemente más tiempo persiguiendo sus cosas que en lugar de embalarlas. ¿Alguna vez puso algo en la caja? Miró a Tommy mientras que tiraba algo grande al lado de la puerta. Tomó una caja de zapatos de la parte inferior del guardarropa y se sorprendió al ver que verdaderamente tenía una pareja.

LOS-AMIGOS-DE-MIS-AMIGOS-SON-MIS-AMIGOS8 LOS AMIGOS DE MIS AMIGOS, SON MIS AMIGOSSe sorprendió cuando él le dijo -creo que esta es una buena forma de descubrir si me ocultas algo. Posiblemente juguetes eróticos extraños, o bien puedes esconder el cráneo de alguno de tus viejos novios.

– ¿Y si me lo preguntas? -dij0 ella.

– ¿Y dónde estaría entonces la gracia? -preguntó David mientras que hallaba otra caja de zapatos con billetes. -¿Me lo dirías si de verdad tuvieras una colección de cráneos o un cadáver en el armario?

Ella volvió al dormitorio de su estudio y se inclinó para besar la cabeza de Roger. Resulta que ya he empacado todos y cada uno de los cráneos, afirmó, y comenzó a ponerse la ropa. Y el juguete está en el cajón inferior del guardarropa de cabecera. Tienes dos opciones, venir conmigo a la fiesta swinger o buscarte otra compañía para esta noche en Escorts Galicia. Quizás puedas hacer ambas cosas, buscar compañía para esta noche e irnos todos a la fiesta swinger…

– ¿De verdad? preguntó Oscar. Y se trasladó también a la cama. Lo sacó del cajón, lo miró y empezó a tomar medidas del juguete. La preocupación se reflejó en el rostro de Jimmy. Él meditabundo lo retorció en sus manos, sonriendo.

LOS-AMIGOS-DE-MIS-AMIGOS-SON-MIS-AMIGOS7 LOS AMIGOS DE MIS AMIGOS, SON MIS AMIGOS

Necesito un hombre -dijo ella- al menos uno, esta noche. Sebastian afirmó claramente mientras que tomaba otra camisa para ponerla en la caja. -No es jocoso -afirmó Santiago- y encendió el vibrador violeta, y entonces levantó las cejas. ¿Verdaderamente te sientes pasiva?

Ella contestó- ¿Y quién afirmó eso? Solo por que no hemos hecho ciertas cosas aún, no quiere decir que no lo disfruto en ocasiones. Y como por norma general soy yo la pasiva… Pero ahí lo tienes, también está a tu alcance -respondió.

Robbie acuchilló el suelo, mas al oírlo, sonrió extensamente. Se dirigió a ella y utilizando su voz más seductora y mordiendo unos pantalones le dijo debes dejar que te lleve. Ella puso otra camiseta en la caja y le espetó -bueno, eso sería muy bueno, pero creo que solo deseas eludir el embalaje.

LOS-AMIGOS-DE-MIS-AMIGOS-SON-MIS-AMIGOS6 LOS AMIGOS DE MIS AMIGOS, SON MIS AMIGOS

“Quizá un tanto,” dijo Raúl, conforme, y se sujetó nuevamente a los pantalones. Pero has de saber que después de todo lo que has dicho no puedo quedarme como si nada.

-Estás empacando todo el día, es hora de tomar un reposo -afirmó, besandoló (porque era argentino) en su cuello suavemente-. “Yo solo deseo dejarme ser “, jadeó en el oído de Manfred, y respirando en el aire.

¡Por los clavos de Cristo¡ “Vamos a divertirnos,” susurró mientras que acariciaba la espalda del chico. O bien puedes mirarme, si lo quieres mejor. Cualquier cosa que desees, lo que sea. Suspiró suavemente, y lo volvió a besar en la cara, y después se separó.

LOS-AMIGOS-DE-MIS-AMIGOS-SON-MIS-AMIGOS5 LOS AMIGOS DE MIS AMIGOS, SON MIS AMIGOSHabían estado fuera un par de semanas, y habían estado solos todo el tiempo. No habían dormido na de na porque se habían pasado las horas dale que te pego al tema, on fire.  Las noches se cuidaban solas. Ya volverían los días de pasión robada. ¿O era los días que pasión robaban? Besándose, o bien y sencillamente gozando de la compañía. Verdaderamente les agradaba pasar el tiempo juntos. Instantes fantásticos, dulces, muy dulces.

Por los suelos, la ropa que debían cargar en las maletas que no querían hacer, y todas esas cosas que habían comprado, al peso, en algún Sex Shop.

Alejandro brincó del suelo y se aproximó al sofá, poniéndose los zapatos. – No te enfurezcas. Es un hecho. El show debe terminar. – ¡Como! Barragán chasqueó, aún sorprendido de sí. – Yo … ¿por qué razón no podemos seguir? Estoy aquí. Un montón de gente asesinaría por una experiencia así.

LOS-AMIGOS-DE-MIS-AMIGOS-SON-MIS-AMIGOS4 LOS AMIGOS DE MIS AMIGOS, SON MIS AMIGOS“Esa es la razón”, afirmó ella, cruzando las manos en frente de sus pechos. – No deseo ser como todas las otras. Quiero tener más sexo que nadie y esto empieza ya a parecerme una competición.

– Estoy conforme.

– Entonces, ¿por qué razón hablas todo el rato del tiempo? He estado tratando de cautivarte y ya no deseas follarme, murmuró enojada.

“Debo decir otra vez, que eso no es adecuado”, afirmó él, y entonces se sentó. Y le dijo “Deseo que seas tu misma, no una bella tentación.

“Creo que te odio”, afirmó, inclinando la cabeza para poder verle mejor. – ¿Qué puedo hacer para que me quieras para siempre?

LOS-AMIGOS-DE-MIS-AMIGOS-SON-MIS-AMIGOS3 LOS AMIGOS DE MIS AMIGOS, SON MIS AMIGOS“Acuéstate conmigo,” afirmó, cogiéndola de la mano.  – Me agradas, me gusta dormir contigo, pero necesito parar en algún momento.

– ¿Escandaloso? preguntó…

– Totalmente. Creí que íbamos a pasar todo el mes en la cama.

– No, no. Vamos a parar ahora porque esta noche nos espera aún más y más variado…

“Ponemos el contenido de la caja de juguetes en la manta y nos olvidamos de la manada”, sonrió extensamente, entonces se volvió y se quitó la blusa y anduvo a la cama.

“¿Vienes o  vas?” -preguntó Bisbal, levantando la ceja al estilo Sobera.

-Bueno, si de verdad sois entre todos capaces de hacerme olvidar que me sale un avión mañana por la mañana, prometo acordarme de los nombres de cada uno de vosotros -afirmó ella mientras en el móvil buscaba la web de Amigas de Carla…

Relato de un Sueño erótico

2017011017592381622 Relato de un Sueño erótico

…Dejando mi melena nuevamente libre pero sin apartar los labios de aquella zona de mi cuerpo que no sería salvada de un rápido y aséptico corte, hizo un gesto a las funcionarias para que estas se despojasen de sus prendas oficiales. En ese momento comencé a notar el plácido humedecimiento.

La primera en acercarse fué Justine, que comenzó a lamer mis labios menores como si estuviesen recuviertos de un dulce y exquisito néctar. Otras dos se acercaron (una a cada uno de mis costados) y comenzaron a lamer los pezones que todavía se mantenían duros.

Mientras, el verdugo, apartando nuevamente la melena, comenzó a recorrer mi nuca y espalda, lo que unido a las otras sensaciones experimentadas en diferentes partes de mi anatomía (en especial las realizadas por los labios de Justine) produjo  un electrizante espasmo a lo largo de mi columna vertebral.

Comencé a jadear cuando observé que las dos funcionarias restantes se masturbaban, desnudas, contemplando aquella escena.

+ en: Relato erótico: Sueño – Sociedad – Mundiario

Pin It on Pinterest