EL-DIA-SIN-PANTALONES-300x199 EN BRAGAS: En el día sin pantalones
Cada vez más ciudades se suman al Día sin pantalones

Seguro que mi padre no lo entendería, y, mejor paso de contárselo porque a buen seguro que me hará un discurso gruñón acerca de la estupidez de los jóvenes, de lo loco que se ha vuelto el mundo, etcétera. Los mayores no entienden estas cosas. Incluso muchos cuarentones (de mi edad) tampoco. Pero yo siempre he sido un ser pensante, analizador y abierto a todo. He analizado brevemente este hecho, “el día sin pantalones” y llego a varias conclusiones:

  • Las nuevas generaciones están (en una gran mayoría) absolutamente exentas de antiguos tabúes que lastraban la libertad colectiva e individual. Sobre todo en el terreno sexual y estético.
  • La gente está tremendamente ansiosa por recibir y encontrar señas de humor, simpatía, empatía y, en definitiva por generar y disfrutar de momentos que nos hagan olvidar la dura realidad para poder sonreír al menos, y desinhibirse del todo. Y si estas manifestaciones son compartidas por otros muchos, la cosa, realmente merece la pena.
Los primeros días sin pantalones fueron una creación de un grupo de teatro cómico llamado “Improv Everywhere” y pretendían “generar escenas originales”. La primera ciudad en que se celebró el Día sin Pantalones fue Nueva York y acabó la cosa con detenidos. Después se ha extendido por el mundo y ya es casi una norma en México, Taipei y otras.
Jamás criticaré estas cosas. Al contrario, siempre me sumaré y veré con simpatía manifestaciones de cambio social, que, aunque se pongan en práctica de forma tan curiosa o incluso estúpida para algunos, no son sino un síntoma de que la sociedad avanza hacia un mundo en el cual, entre otras cosas, el desnudo no será vergonzante.

 

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!